Priaranza de la Valduerna: página principal Priaranza de la Valduerna: página principal
¿Cómo llegar?, planos y mapasAgricultura, ganadería y actividades económicasAstures, romanos, Medievo, Edad Moderna hasta nuestros díasNaturaleza, cultura, arte, fiestas, artesanía, productos típicosNoticias y novedadesLibro de visitas, Lista de correo, Chat, Internautas, Enlaces
Priaranza > Historia >  
Escuela | Vocabulario | Lápida romana | Patrimonio arqueológico | Fucochico | Barrerica Blanca | Canales romanos |  Iglesia | Ermita  


Astures

 Antes de la llegada de los romanos a la península ibérica, ésta estaba habitada por diferentes nacionalidades: los "astures", los "cántabros", los "vacceos", etc. Los Astures ocupaban gran parte de las actuales provincias de Asturias, León y Zamora. En León y Zamora se asentaban al oeste del río Esla ( "astura") . Cada una de estas nacionalidades estaba constituida por diferentes grupos, así Plinio nos habla de la existencia de 22 pueblos astures: los "lancienses", cuya capital "Lancia" ( cerca de Villasabariego) se considera también la capital de los astures, los "pésicos", los "zoelas", etc. Los "Orniacos" habitaban las margenes del río Ornia (actual Duerna). Así Ptolomeo, el gran geógrafo y astrónomo romano del siglo II dC, cita a la "Valdornia", cuya capital era "Intercatia". Otra de las ciudades de los "orniacos" sería "Ornia" que algunos autores sitúan entre los términos de Priaranza y Luyego, cerca de la desembocadura del Llamas.

Los conocimientos que existen de estos pueblos prerromanos son escasos, y todas las referencias son de historiadores romanos de la época en que estos pueblos ya estaban romanizados.

Lápida romana Estrabón, refiréndose a los galaicos, astures y cántabros nos habla de que "se alimentan con bellotas dos partes del año, dajándosa secar y triturándolas , luego las muelen y hacen pan con ellas, para conservarlas largo tiempo. También beben cerveza". Las bellotas junto con la carne de macho cabrío, seca o curada, la mantequilla, la manteca de cerdo, la leche o el sebo de ganado ovino y caprino debían constituir la alimentación cotidiana. Los cereales, el trigo y el centeno, debían ser escasos, ya que se tienen noticias de saqueos de los astures a los vacceos (actualmente Valladolid y Palencia ), grandes productores de cereales. Estas incursiones son una de las posibles causas de la invasión romana, ya que los vacceos habían sido anexionados tiempo atras.

Los pueblos astures también debían conocer el valor del oro, aunque no sería hasta la llegada de los romanos cuando este metal se empiece a extraer a gran escala. Este debió ser otro de los motivos principales de la conquista romana, que finaliza en el año 19 a.C., 200 años después de que éstos pusieran pie en el solar ibérico. El esfuerzo que Roma tuvo que dedicar en esta empresa no debió ser pequeño; hasta sietes legiones y la propia venida del emperador César "Augusto", que tuvo que regresar enfermo a Tarraco, nos hablan de la fiereza de estas gentes.

Romanos

 En la zona de Priaranza existieron asentamientos romanos desde los años 25 - 50 dC (Minas de oro Romanas de la Provincia de León, Claude Domergue). Los varios poblados de los que existen ruinas: corona de Quintanilla, de Luyego, de Boisán, etc debían albergar acuartelamientos militares encargados de controlar a los trabajadores (esclavos y hombres libres) y recoger el oro extraído. Existen abundantes zonas en toda la ladera norte de la sierra del Teleno, donde se descubre fácilmente la actividad minera de los romanos. El método usado era el lavado del terreno mediante agua, llamado "arrugiae" y la recogida posterior del oro que se iba depositando en el fondo de los canales. Como restos de estos grandes movimientos de tierra quedan unos grandes surcos fácilmente visibles en la actualidad. En Priaranza se observan estos restos en la zona que llamamos "Fontecinas", aunque los libros suelen llamarla "Moraceras". 
Fucochico
También emplearon otro método para la extracción del oro llamado "Ruina Montium" que consiste en horadar un monte arcilloso mediante varias galerías e inyectar agua almacenada previamente. El monte se derrumba por efecto de la presión del agua y posteriormente se lava la arcilla y se recoge el oro. Este método se empleó en Fucochico.

Durante algo más de 200 años la minería de oro en la provincia de León constituyó uno de los recursos más importantes para sustentar la maquinaria del imperio romano, según Plinio llegaban a las arcas imperiales 20.000 libras de oro anuales, es decir unos 6.000 Kg. El trabajo de las minas corría a cargo de esclavos fundamentalmente, primero de entre los propios aborígenes y luego de esclavos traídos de otros países que los romanos conquistaban, aunque también participaban hombres libres.

Alrededor de estos poblados mineros, se desarrolló la agricultura y la ganadería, necesarias para sustentar el contingente de tropa y trabajadores en las minas, propiciada además por la forma de licenciar a los soldados, dándoles la ciudadanía y tierras de cultivo después de 20 años de servicio (se sabe que los astures lucharon como soldados romanos en diversos sitios del imperio). Los romanos introdujeron mejoras técnicas en el cultivo de la tierra: seguramente el arado, las acequias para el regadío, etc

Lápida votiva de Quintanilla de SomozaDesde el siglo III, la decadencia del imperio romano se hace más evidente, empeorando las condiciones de vida de la gente, que prefiere emigrar a las "villae" en el campo, antes de permanecer en la ciudad. En esta época también es cuando comienza a introducirse la religión católica. Los romanos respetaban las religiones de los pueblos sometidos, siempre que no fuesen en contra de sus intereses. Así durante largo tiempo convivieron los dioses romanos (sobretodo Marte y Júpiter ) con los dioses de los nativos. Prueba de esto es un pequeño adorno encontrado en Quintana del Marco con la inscripción "MARTI TILENO", donde se asocia al Teleno con el dios Marte.

Suevos y visigodos

En el año 409 d.C. la llegada de los suevos, pueblo originario de Suabia entre los ríos Rhin y Danubio, a la zona Norocidental de la península, marca el fin de la dominación romana, aunque este pueblo nunca dominó esta zona. Los suevos establecieron la capital en Braga ( Portugal) y desde allí saqueaban a las zonas vecinas. Al mismo tiempo en el resto de la península penetran los visigodos, que alrededor del año 585, bajo el reinado de Leovigildo, ocuparían toda la Hispania

Árabes

Noria en el camino de Priaranza a TabuyoEl reinado visigodo duraría hasta el año 711, en el que los árabes penetran en la península. Los árabes estuvieron poco tiempo en estas tierras, aunque si realizaron incursiones de rapiña. Para protegerse de este pillaje el rey Alfonso I mandó despoblar las tierras al norte del Duero. Así la gente que habitaba aquí se fue al Bierzo, donde se sentía más protegida. No es hasta el año 854, cuando el conde Gatón repuebla la zona de Astorga con gente venida del Bierzo. Es más que probable que el asentamiento actual de Priaranza provenga de esa época. Esta teoría se ve reforzada por la gran cantidad de topónimos importados del Bierzo como Villalibre, Somoza, Bercianos, Toral, Priaranza, etc . Los árabes nos dejaron las norias, un invento que ha perdurado hasta nuestros días.

Medievo

 La primera referencia escrita de Priaranza es del año 981. Alrededor de este año aparecen documentados gran parte de los pueblos de la diócesis de Astorga ("Astorga y su territorio en la Edad Media", Consolación Cabero Domínguez):
Molinaferrera y Lagunas 920, Quintanilla 1.015, Filiel 1.017, Castrillo 1.029, Santa Marina 1085 ( hoy desaparecida ), Tabuyo del Monte 1.088, Luyego 1.150, Boisán 1.150.
También aparece citada la villa de Ornia en el año 998, hoy desaparecida, siendo una posible localización la señalada anteriormente cerca de la desembocadura del río Llamas, según cuenta además la tradición oral. Cerca de Priaranza existen dos parajes denominados San Juan y San Martino, encontrándose restos abundantes de enterramientos en esas zonas, por lo que se deduce que tuvieron que haber existido allí sendos poblados o al menos asentamientos de algún tipo. En San Martino se encontró una estela con el texto perdido, pero decorada con un águila legionaria y armas. ("Nuevos documentos militares en la Hispania romana", García Bellido, 1966)

La siguiente referencia en que aparece el nombre de Priaranza es del 30 de marzo de 1.181 en la que Fernando II, regala la villa de Destriana a la orden de Santiago. Dice así: "Os entrego, pues, y os confirmo la Iglesia de San Salvador de Destriana con su población y con las iglesias que le pertenecen en el valle del Duerna, dentro y fuera, y con las sernas que hay en Valduerna, pobladas o sin poblar, y Priaranza y Ferrera totalmente y con todas las propiedades que pertenecen a San Salvador de Destriana". El rey estaba en Castro Toraf (Julio González, "Regesta de Ferando II", Pags 308-310).

 En el año 1329, Juan González Bazán funda el Señorío de la Valduerna. Alrededor del año 1450 pasa a ser un vizcondado, siendo su primer vizconde Pedro González de Bazán. A partir de esta época ya existen varios documentos y datos sobre Priaranza, siendo el primero de ellos uno del año 1543, que hace referencia al pleito habido entre Priaranza y Palacios por el uso de estos últimos del monte de Priaranza, a causa de un privilegio concedido por los Bazán, que se había excedido claramente en sus atribuciones jurisdicionales, pretendiendo tener derechos sobres los montes.

Epoca moderna

Ordenanzas de 1665, primera página (87 KB)La vida en esa época se organiza en torno a las ordenanzas que cada pueblo establece en el concejo de vecinos. El concejo nombra cada año al alcalde pedáneo, cuya función es supervisada por el corregidor o alcalde mayor del señorío. Existen ordenanzas municipales de Priaranza del siglo XVII, autorizadas por el notario del condado de Palacios, y en ellas se hace alusión a otras anteriores ya deterioradas por el uso y los años. La función de las ordenanzas es exclusivamente administrativa, ya que las cuestiones judiciales pasan a instancias superiores. ("La Bañeza y su Tierra 1650-1850", Laureano L. Rubio Pérez)

Sabemos que desde esa época hasta el siglo XX, los cultivos predominantes eran el trigo rotando con el lino en las mejores tierras y el centeno en el resto. En el Catastro de las Comprobaciones de 1761, aparecen citadas las alubias en Priaranza y Tabuyo, no habiendo sido citadas en el Catastro de 1752. Las alubias se introducen en la Valduerna desde aquí, al igual que la patata, alrededor del año 1818, quizás debido al mayor contacto de nuestros pueblos con la zona Gallega. Esta agricultura de subsistencia se veía complementada y soportada por las parejas de vacas o bueyes, que eran el equivalente de los tractores actuales. También se complementaba la economía familiar con las cabras, ovejas, cerdos, gallinas, etc.
La vida siempre tuvo que ser difícil aquí, siendo afortunados los vecinos que recogían lo suficiente para no pasar hambre. No obstante, Priaranza y los pueblos cercanos a la sierra y al río podían considerarse afortunados, ya que tenían recursos más variados: la caza, la pesca, la leña de urz y de roble y los pastos debían constituir la envidia de otros pueblos que no disponían de esos elementos.

Gráfico de población (1587-1998)Esta diversidad de recursos se ha visto reflejada en la población, siendo Priaranza uno de los pueblos donde menor ha sido la incidencia de los descensos producidos por las hambrunas. En el gráfico se observa como va aumentando la población desde el siglo XVI hasta el año 1.900, con un ligero descenso alrededor de 1.812 cuando los franceses invaden estas tierras. Desde finales del siglo pasado, la emigración ha constituido la única salida para alcanzar un nivel de vida digno. Muchas familias y hombres emigraron a América a principios de este siglo, prolongándose esta éxodo hasta los años 30. En los años 60 también varias decenas de personas emigraron a Holanda, Alemania, Francia y en menor medida a Madrid y a otras zonas del país. El dinero traído de estos países europeos, permitió mejorar el nivel de vida, introduciendo el frigorífico, el televisor, el cuarto de baño, etc. No obstante, para la gente que permaneció en el pueblo, la agricultura y la ganadería siguió constituyendo la actividad principal.