Priaranza > Actualidad > Lápida de Priaranza


Lápida de Priaranza en el museo de los caminos de Astorga

Esta lápida la dio a conocer don A. García Bellido en 1966. Se desconoce cómo apareció, pero ingresó en el Museo de Astorga en octubre de 1964.

Es una losa de mármol blanco de 135 cm de alto y 53 de ancho.

Se perciben de la inscripción que llevara unos diez renglones pero todos borrados.

Lo importante de esta pieza es el coronamiento de la faz principal. En él, aunque muy dañada, se ve un águila de alas abiertas, posando sus garras sobre un fulmen jovial, el cual, a su vez se apoya sobre una bola o esfera. La cabeza del pájaro mira a su derecha y parece tener en su pico un reptil. Es sin duda un águila legionaria, pero a su interés se añade aquí la circunstancia de ir, como imagen religiosa, dentro de un edículo con columnas y frontón. Este es triangular y en su campo se figura una media luna con los cuernos hacia arriba. Las dos columnas - una a cada lado - parecen de capitel toscano y fuste cilíndrico. A ambos lados de este naiskos y por debajo de los cornua del ara unos relieves muy destruidos en los que se adivinan armas. El ara conserva el focus. Es sensible no haya quedado nada legible del texto de la dedicatoria, pues sin duda este ara hubo de ser un exvoto similar a los conocidos de Villalís, Luyego y San Pedro de la Viña, pero al parecer más solemne y monumental y por ello quizá más importante.

Nuevos documentos militares de la Hispania romana.
A. García Bellido. Archivo Español de Arqueología (1966)