Priaranza  > Campo de Tiro del Teleno > Declaraciones del T.C. Coll


Diario de León 11 de octubre de 1998 (Ver aquí: Comentarios a este artículo)

ENTREVISTA
Luis Martínez Coll ; Capitán general de la Región Noroeste


Por convicción, y no por convención, el máximo mando militar del Noroeste reconoce que el incendio del 13-S ha sido un duro golpe para el Ejército, pero no ha dejado pasar ni un solo día sin buscar nuevas ideas para conseguir la paz en la zona. Y parece tenerlas: que la presencia militar sea rentable económica y socialmente.

"He ordenado que los soldados tengan un descanso de dos horas en los pueblos para ver si conocen alguna moza y utilicen los bares"

"Es impensable intentar aglutinar todo el territorio del campo de tiro comprando o expropiando. Sería volver al año 61"

"Para favorecer la vida de la ciudadanía se prohibirá la circulación de comboyes por la zona. Me dijeron que se molestaba al pasar"

- El accidente de El Teleno ha generado alguna reflexión en el Ejército para mejorar la seguridad en los campos de tiro, en especial aquellos más próximos a áreas pobladas?

- Por supuesto que sí. Como primera medida vamos a ampliar mucho el vano [área de seguridad]. Hasta ahora, el reglamento del campo de tiro decía que no se tirase en julio ni en agosto. De momento voy a añadir dos meses más, de la siguiente forma: desde el 20 de junio al 20 de septiembre no va a haber tiro de ningún tipo. Y quince días antes y después de esa fecha sólo habrá tiro de fusilería. Independientemente de esto se van a dar unas nuevas competencias al comandante del campo, quien podrá interrumpir el fuego cualquier día del año si considera que las condiciones climatológicas son desaconsejables. Hasta ahora esa potestad la tenía lo que llamamos oficial de seguridad, nombrado por la propia unidad que venía a tirar. Además, quiero ampliar los cortafuegos. Nosotros tenemos uno enorme, de unos 50 metros, que es el que nos separa de Tabuyo. Ese cortafuegos lo limpiamos en julio y nosotros no tenemos árboles, sólo tenemos monte bajo, aunque con mucha frecuencia se producen incendios en nuestro campo. Por ello intentaremos llevar los carros que sirven de blanco más al interior del campo. Después marcaremos un área de 300 metros, en donde estará prohibido tirar, y la voy a limpiar de brezo para que, en caso necesario, puedan entrar los forestales. Y todo ello estará protegido por una alambrada.

- Existe alguna posibilidad de agrupar el territorio del Ejército en esta zona?

- Sería volver al año 61 de la expropiación, pero ahí no nos vamos a meter. El ideal sería que todo fuera nuestro, como ocurre en Zaragoza. Allí tenemos un buen campo para maniobras con carros de combate. Es inmenso y el único problema que tenemos son los pastores que se nos meten de vez en cuando. Pero en León consta de salpicaduras de terrenos, y no existe la posibilidad de intentar aglutinar todo esto comprando o expropiando. Es impensable.

- Cuáles son entonces las excelencias del Teleno?

- El Teleno es una muralla natural de más de 2.000 metros, y nosotros partimos de una base de 900 metros. Cuentan que en alguna ocasión pasaron para el otro lado [los proyectiles], pero yo no tengo datos. Es un frontón con dos vértices y es una línea tremenda, y tirar por encima de eso es prácticamente imposible.

- Algún cambio más?

- Sí, por ejemplo para favorecer la vida de la ciudadanía acabo de prohibir que se circule por los pueblos. El otro día me dijeron que si se molestaba al pasar. He prohibido que los comboyes circulen por esa zona, ni siquiera por la pequeña desviación que hicieron. Sólo podrán pasar vehículos aislados y ligeros, ni pesados ni comboyes. Otra medida que he tomado es que no se tire ni sábados, ni domingos ni festivos ni puentes; tampoco después de las doce de la noche.

- De qué manera puede el Ejército participar directamente en la reparación de los daños que se han producido en Tabuyo y en otros municipios de la zona?

- El Ejército, de por sí, no tiene dinero, lo tiene la Administración, ya sea Defensa o el Estado. Ya hay unos daños que se están evaluando y ese cálculo se pasará al Ministerio. Pero el Ejército puede colaborar en otras cosas.

- Al margen de adonde lleve la investigación del juez togado, cree que ha podido haber algún tipo de responsabilidad personal en el siniestro?

- Cuando ocurren incidentes pequeños nosotros organizamos una investigación propia, interna. Si nos hacen responsables, lo castigamos con arreglo a nuestra normativa. En este asunto era muy importante hacerlo así porque las responsabilidades son muy grandes. Entonces hemos preferido que no sea una investigación interna del Ejército, que siempre sería tildada de partidista, y preferimos que lo haga un jurídico: el juez togado de León. Esta mañana [el viernes] preguntaba por ello, y sé que lo lleva muy adelantado. También sé que desde el primer día tomó declaraciones, que ha hecho mil fotografías y ha recuperado el hilo del misil [los misiles van guiados por un hilo que sale del lanzador y acompaña al misil]. Se ha comprobado que el inicio del fuego fue el carro de combate y los alcaldes han reconocido que se ha quemado la peor parte del monte. Afortunadamente ha habido dos suertes: que ha sido el Ejército quien lo ha provocado, luego van a cobrar; si fuera un incendiario o una chispa no cobrarían. Segunda suerte: se ha quemado lo peor del monte, pero no la mitad, como decían los ecologistas, sino el 12%.

- El Ejército no ha tardado en reaccionar?

- Es nuestro gran defecto. Nuestra asignatura pendiente es la comunicación, aunque hemos dado pasos de gigante en los últimos años. Tan pronto como me enteré del incendio hablé con el delegado del Gobierno para decirle que existían unas regulaciones sobre cómo pedir una tropa para incendios y les puse al coronel Zacarías y a 250 hombres a su disposición. Nosotros tenemos un convenio del Ministerio de Defensa con la Administración del Estado para apoyar la extinción de incendios, y allí se dice que nos tienen prohibido participar directamente en el ataque al fuego, sólo podemos colaborar.

- Existe alguna postura intermedia entre el desmantelamiento del campo que piden algunos y la falta total de relaciones y contactos con el mando de Artillería, del que se lamentan los vecinos de la zona?

- En la zona hay intereses encontrados: económicos y políticos. El económico es el que le saca beneficio al campo, y esos son partidarios de que sigamos. El político lo tienen los partidos. En esta particular forma de vida de La Maragatería tenemos ayuntamientos y comunidades de vecinos que no piensan lo mismo. No quisiera hablar de partidos políticos, pero uno determinado es aférrimo en contra del campo de tiro. Sin embargo, las juntas vecinales de ese mismo partido están totalmente a favor. Si esto hubiera ocurrido hace años, a lo mejor el partido del poder estaría defendiendo otra postura. Precisamente hoy he visto a las nueve de la mañana en su periódico una fotografía de una señora señalando su casa con un golpe. A las once ya estaba en esa casa el coronel del campo con un albañil. El albañil lo tasó en 50.000 pesetas y dije que se le den las 50.000 pesetas. Pero la señora pidió un millón. Esto fue hace mucho tiempo y ella tendrá que demostrarnos que eso lo hizo un vehículo militar, porque si es así cuando menos estaría rozado.

- Se plantea alguna fórmula para implicar a los vecinos de la zona con el campo de tiro y al Ejército en general, o hacerlos partícipes de algún modo de los aspectos positivos que pueden generar estas instalaciones?

- Es muy difícil, fuera del terreno económico, demostrar a alguien que es muy positivo tener Ejército. Lo único que intentamos es convivir y yo le tendí una mano a los ecologistas. Hemos hablado de los castros romanos. Concretamente estoy preparando para el sábado día 24 una jornada de puertas abiertas en los ejercicios de tiro "Duerna", y que la gente lo vea todo. Yo voy a llevar a un doctor en Historia y organizaremos una pequeña charla explicando qué son los castros, qué pueblos los hicieron, cómo se vivía... para que la gente sepa lo que era.

- Ha nombrado varias veces a los ecologistas. Son la bestia negra?

- No, no. Es más, tenemos un manual de ecología, en el que se dice que cuando salgamos al campo tenemos que dejar todo en buenas condiciones. Al hacer una acampada, las cuatro primeras horas nos pasamos recogiendo los desperfectos de los domingueros. Ahora, por ejemplo, tenemos una obra de 20 millones para el cuartel de Astorga procedente del presupuesto de ecología, una obra de depuración de aguas. He dicho muchas veces que la fauna se refugia en nuestros campos de tiro porque no hay un depredador natural. La posibilidad de que un cañonazo pegue a un conejo no existe jamás. En cambio, un hombre puede liquidar a todos los conejos.

- El Ejército ha hecho cálculos de la riqueza que genera la presencia militar en la provincia de León?

- No existe ese cálculo, pero sabemos que deja dinero. Y va a dejar más a partir de ahora. Otra de las órdenes que he dado es que den a los soldados un descanso de dos horas, cosa que hasta ahora no se hacía para aprovechar el tiempo, y que los lleven a los pueblos de al lado para ver si conocen a alguna moza y para que en lugar de tomarse en el bar del Vivac la cerveza se la tomen en la tasquilla. Pero el gran salto que va a dar la riqueza en la zona se producirá dentro de dos o tres años, cuando el soldado, en vez de ser de reemplazo, sea un soldado que cobre 100.000 pesetas. Cuando todos los soldados que vayan al Teleno tengan ese sueldo y sean solteros se van a dejar el mes. En fin, cuando se vayan a casar ya tendrán quien les controle.

- Cuánto dinero mueven unas maniobras?

- No se puede hablar. Son variaciones, pero generan riqueza. Y más que van a generar con las medidas que estamos tomando.

- Esa riqueza no revierte más en Astorga, o incluso León, que entre los vecinos de los pueblos directamente afectados por el campo de tiro?

- La primera medida que he tomado es que dejen salir a los chicos a los pueblos. Claro, ahí el que se va a beneficiar es el del bar, pero cuando vienen a España los 40 millones de turistas extranjeros se benefician los de los bares y los hoteles. Sin embargo leemos que es muy bueno para España. Quiero decir, la riqueza siempre genera riqueza. Yo estoy ahora con otra lucha, que también dejaría dinero. La Administración del Estado, como es lógico, obliga al Ejército a establecer unos contratos con proveedores hechos por subastas secretas para dar el servicio al mejor postor. Una unidad que se desplaza está obligada a comprar en el sitio donde le han dicho, donde se ha contratado. Ahora estoy intentando ver qué posibilidad hay de que aquellas unidades puedan abastecerse de los mercados de la zona. Si tienen que comprar un cordero, en lugar de comprárselo a un proveedor de Astorga... Lo que estoy mirando es qué condiciones administrativas puede haber para que la cocina de tropa pueda abastecerse "in situ" de los propios pueblos.

Esta entrevista ha sido elaborada por Lalo F. Mayo, Juan Carlos Vázquez y Marco Romero

Comentarios a este artículo