Priaranza  > Campo de Tiro del Teleno > No al Campo de Tiro

 

No al Campo de Tiro*

Plano del Campo de Tiro del TelenoEl Campo de Tiro del Teleno se crea en el año 81 por expropiación forzosa de 61 Km2, aunque se venía usando sin permiso de ninguna clase desde hacía 30 años. De los terrenos expropiados, corresponden 55 Km2 a la zona de caída de proyectiles (de los cuales: 13 Km2 pertenecen a Priaranza, 13 Km2, a Quintanilla, 11.5 Km2, a Filiel y 18 Km2, a Boisán) y 7 Km2, distribuidos en 23 parcelas, a zonas militarizadas ( 4 Km2 y 12 parcelas del ayuntamiento de Luyego).

Estas 23 parcelas se usan como zonas de tiro y acampada y están entre Astorga y el Teleno. Es decir, tenemos un campo de tiro real de unos 300 Km2, dentro del cual hay varios pueblos. Los proyectiles pasan por encima de estos pueblos o muy cerca de ellos. Esto es técnicamente una chapuza, pues los campos de tiro no pueden contener poblaciones en medio, y desde cualquier punto de vista inadmisible.

Por los terrenos expropiados pagó en su día el Ministerio de Defensa alrededor de 1.050 millones, o sea 17 pts/m2 . Una tomadura de pelo, ¿cómo se pueden pagar 17 pts por 1 m2 de terreno, si una sola urz ya las vale?
Este humilde monte de roble y urz, fue el complemento de la precaria economía de la zona durante siglos: la leña, la caza y la pesca, quitaron el hambre a muchas generaciones anteriores, incluyendo a nuestros abuelos. Solo por eso debería ser sagrado para nosotros. ¿ Cómo nos han podido quitar lo poco que teníamos?

Pero no es solamente esto lo que me da pie a pedir la eliminación del Campo.

Hay toneladas de restos de proyectiles esparcidos por el monte y decenas de ellos sin explotar (en el incendio de Tabuyo lo hicieron dos o tres). Estos residuos y los producidos en las explosiones envenenan el aire, la tierra y el agua. El agua potable de Priaranza y Luyego viene directamente del Campo de Tiro y el cloro no elimina estos residuos. ¿Qué consecuencias puede tener esto en la salud, sobretodo a largo plazo, cuando se vayan acumulando en el organismo? ¿Ha realizado el ejército algún estudio sobre este tema, que es lo menos que se le puede exigir?

Los accidentes en el Campo han sido muchos y gravísimos. Una vaca muerta en Corporales, proyectiles caídos al lado de Molinaferrera, en los prados de Luyego, en el pinar de Tabuyo, etc ¿Debemos esperar a que caiga alguno en medio de un pueblo y mate a algún vecino? Muertes también ha habido. El herrero de Luyego quedó despedazado desarmando un proyectil en su fragua. Pedro, un niño de Priaranza, jugando con la pólvora extraída de un proyectil no detonado, perdió la vida. Otro chico jugando cerca del puente de Luyego, quedó terriblemente mutilado, al darle una patada a una granada. ¿Debemos pagar este precio?

Roble roto por el impacto de los proyectilesEl Campo es todo él una zona natural de valor incalculable, masas de robles, urces, alisos, abedules, serbales, acebos ... quemadas repetidamente cada año, que se recuperarían pronto si no fuera así y que sustentan animales magníficos: ciervos, corzos, lobos, gatos monteses, águilas reales, buitres, nutrias..., varios ríos con sus bosques de ribera característicos; el Llamas, donde se encuentra la preciosa cascada de Agua Alta, que sería motivo suficiente por sí misma para detener los proyectiles, el Espino, con su asombrosa densidad de truchas, el Prado, etc.

Pero esta zona se quema año tras año, impunemente, y sin que nadie intervenga. Bien patentemente quedó demostrado en este último incendio, el pinar de Tabuyo estaba apagado al día siguiente, el monte de Priaranza siguió ardiendo hasta que se apagó por si solo una semana después. Inaudito. El monte natural no tiene valor, nadie reclama por ello, la noticia no es recogida ni en los periódicos de puro sabida. ¿Puede el Ejército quemar , como lo hace, año tras año, nuestro patrimonio natural, nuestros ríos, nuestros bosques, nuestros árboles? ¿Por qué la Junta no interviene y pone coto a esta destrucción, a este desprecio del monte natural y autóctono?

Y aún hay otra razón poderosa: los yacimientos arqueológicos romanos. Las minas de oro más extensas, bien visibles todavía, de la provincia de León, están dentro y en los alrededores del Campo. Varios poblados de los siglos I y II de nuestra era, una mina de galería, probablemente la más larga conocida, y varios canales romanos están dentro del campo. Varias lápidas romanas, básicas para el conocimiento de la historia de nuestra provincia, se han encontrado en las inmediaciones. ¿Por qué no se le ocurre al Ministerio de Cultura proteger este rico patrimonio?, ¿o a la misma Junta? , ¿se ha planteado esta última, alguna vez, conservar y proteger estos yacimientos?

¿Hace falta más?. ¿Qué les ofreceremos a nuestros hijos?, ¿ les hablaremos de "la prevalencia de los fines a la defensa nacional sobre el interés forestal" ? Ridículo.
La ubicación del Campo es un error garrafal. En ningún otro país europeo se admitiría. Cuanto antes se elimine, más ganaremos todos.

El Teleno, sagrado para los romanos, lo debe ser más para nosotros. Forma parte de nuestra historia y es nuestra vida.

Antonio Berciano Alonso
* (Noticia publicada en el Diario de León el día 14 de Octubre de 1998)