Visita a la mina de Vicálvaro

       Este yacimiento contiene más del 70% de las reservas estimadas de sepiolita. Corresponde a una mineralización sobre materiales arcillosos de origen lacustre a muro de secuencias arcósicas de abanicos aluviales de edad miocena. En esta explotación se reconocen dos secuencias superpuestas formando capas lenticulares subhorizontales con potencias que oscilan entre los 2 y los 12 metros, quedando separadas por materiales detríticos aluviales.

       Las capas de mineral contienen más de un 80% de sepiolita, 15% de esmectitas, 2% de carbonatos (calcita, dolomita), <2% de cuarzo y <1% de feldespatos.

Los trabajos de explotación constan de tres fases:

  1. Etapa de prospección y estudio geológico. Se reconocen varios yacimientos en una franja situada entre Madrid y Toledo, en la que el mayor yacimiento es el de Vicálvaro.
  2. Sondeos mediante perforación hasta 40 — 50 m. Los testigos permiten determinar la posible rentabilidad en función de la profundidad, potencia y calidad de la masa de mineral. La calidad del mineral depende en primer lugar de su densidad.
  3. Se marcan cuatro cuarteles, o áreas de extracción, cada uno de los cuales es explotado por un contratista diferente. Esta división se debe a que la calidad del mineral no es uniforme en todo el yacimiento, de modo que en cada cuartel se extrae una calidad diferente y luego se mezclan en el molino, en las proporciones adecuadas, para obtener la media requerida.
Mototraílla cargando

       La capa de sepiolita se encuentra a unos 39 ó 40 metros de la superficie topográfica original. Para alcanzarla se va retirando el estéril mediante mototraíllas. Puesto que la mototraílla carece de capacidad de arranque, previamente se ha removido la capa superficial mediante un "rejón" arrastrado por otro vehículo: una pala que además luego empujará a la mototraílla durante la fase de carga.

       Al encontrar el techo de la sepiolita termina esta fase. La extracción de mineral se realizará durante el período de mayo a octubre, en que el tiempo seco favorece que la sepiolita, de gran capacidad absorbente, llegue a fábrica con un grado aceptable de humedad. El tiempo seco permite el secado natural al aire, tras la molienda, extendiendo el mineral en parvas que se pueden ver frente a la entrada a la zona de mina. En ellas, el mineral se voltea periódicamente hasta el alcanza el grado de secado suficiente para su traslado a fábrica. El mineral se extrae con un 40 a 45% de humedad y es tan absorbente que, aunque el tiempo sea seco, en las épocas frías la condensación nocturna es suficiente para hacer que recupere su humedad. El secado se completará en fábrica hasta el 10% de humedad.

Apunte de un cuartel en explotación durante la visita de marzo de 1999Dibujo de la zona de explotación

       A lo largo del verano se extraen alrededor de 650.000 toneladas que se procesarán durante el resto del año en la fábrica.

       El método de explotación recibe el nombre de transferencia de estériles, consistente en utilizar la tierra extraída para rellenar los cuarteles en que se ha completado la extracción. De este modo, se realiza el relleno para la recuperación de los terrenos. Antes del inicio de los trabajos se hizo un estudio topográfico que servirá como referencia para restaurar la topografía original.

Ampliar imagen panorámica
Fotografía panorámica
(63 Kb)

       Tras observar el trabajo de extracción, se visita el molino donde es triturado a un tamaño máximo de 150 mm. Además, en el molino se realiza una primera mezcla del mineral procedente de los diferentes cuarteles.