AVIONES DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial en 1914, el principal objetivo de los aviones militares era el de reconocimiento. El británico BE 2, del cual el BE 2B fue una variante, era apropiado para esta tarea; Era muy estable en el vuelo, permitiendo a los ocupantes el estudio del terreno, hacer fotos y tomar notas. El BE 2 fue también uno de los primeros aviones en arrojar bombas. Uno de los problemas más grandes para los diseņadores de aviones durante la guerra fue el montaje de las ametralladoras. En aviones que tenían hélices de montaje fontal, el campo de disparo estaba restringido por la hélice y otras partes del avión.
El problema fue resuelto en 1915 por el alemán Anthony Fokker, que diseņó un mecanismo interruptor que evitaba que la ametralladora disparará cuando la pala de la hélice pasase frente el caņón. El LVG CVI alemán tenía una ametralladora delantera a la derecha del motor, también una ametralladora en la cabina de mando trasera y capacidad para bombardear. Fue uno de los aviones más versátiles de la guerra.