Contrebia Leukade

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE ENORME VALOR EDUCATIVO

Pincha aquí para ver su vídeo     

voz.gif (798 bytes)INTRODUCCIÓN

La presencia del hombre sobre la tierra se remonta a unos tres millones de años.

Desde su aparición, transcurrió una larga época que conocemos como Prehistoria y que finalizó con la Edad de los Metales.

El conocimiento de esta época, y de los distintos períodos que comprende, lo debemos a la arqueología como fuente casi única de información.

Por medio de los restos encontrados en las excavaciones, vamos conociendo las costumbres y formas de vida de los hombres que habitaron estas tierras. De las últimas etapas de la Prehistoria en España tenemos algunos datos escritos que nos han dejado autores griegos y romanos.

Desde la época prehistórica, cuando los hombres decidieron asentarse de forma estable en un lugar, buscaron la presencia cercana del agua y las posibilidades de defensa frente a los peligros que les amenazaban.

picador.gif (4146 bytes)

voz.gif (798 bytes)CONTREBIA LEUKADE: HISTORIA DE UNA CIUDAD CELTÍBERA

1.- UBICACIÓN

En el término de Aguilar en el paisaje denominado Clunia podemos encontrar los restos de una de las ciudades celtíberas más monumentales de las estudiadas hasta el momento.

Las ruinas de Contrebia Leukade se encuentran a 3 Km de la población de Aguilar, y a 1 Km de Inestrillas. Bordeadas por las sierras de Alcarama, Las Cabezas, Monegro y Moncayo.

2.- AUTORES E INVESTIGADORES

La historiografía antigua tiene autores que nos describen los pobladores de estas zonas y sus formas de vida. Estrabón, Apiano, Veleyo, Valerio Máximo, Anneo Floro, Rufo Festo y Tito Livio que nombra la ciudad de Contrebia Leukade, al narrar el fin de la campaña guerrera llevada a cabo por Sertorio en el año 77 a. de C.

En cuanto a los investigadores de las ruinas, podemos citar:

- En el siglo XVIII, Joaquín Traggia, primer estudioso de las ruinas, Domingo Traggia, hermano del anterior, quien tuvo el error de incluir las ruinas en el Convento Jurídico de Clunia, en el escudo de Cervera del Río Alhama se manifiesta este error (Cervaria prope Cluniam, Cervera cerca de Clunia).

- Blas Taracena, iniciador en 1.924 de los trabajos más serios. A él debemos , aparte de las primeras excavaciones sistemáticas, la identificación de las ruinas con la ciudad que tomó pare activa primero en las guerras celtibéricas y más tarde en el enfrentamiento entre Sertorio y el poder de Roma.

- En la actualidad José Antonio Hernández Vera, doctor por la Universidad de Zaragoza, con un estudio exhaustivo de campo, recopilación, etc. sobre estas ruinas.

picador.gif (4146 bytes)

3.- EL ENTORNO Y SUS CONDICIONANTES

En los primeros asentamientos humanos es esta zona, la fauna y vegetación, eran muy diferentes a las actuales, como consecuencia de las variaciones climáticas y de la acción del hombre en el entorno.

Entre el 800 y el 400 a. de C., la vegetación era de bosque húmedo y templado, entre el 400 y el 60 a de C., bosque seco y fresco, degenerando a partir de mediados del siglo I a. de C. a un clima frío y seco, continental extremado, hasta el 500 d. de C.

Todo ello se tendrá en cuenta para poder entender la forma de vida de estos primeros habitantes. En resumen, existirían grandes bosques y praderas, de lo que se deduce que su economía sería de tipo mixto, agrícola y ganadera, alternando con la caza.

La vida agrícola de esta gente, lo atestigua el hallazgo de hoces en el yacimiento.

4.- POBLAMIENTO

Los restos más antiguos que atestiguan la presencia humana en este lugar corresponden a un enterramiento: el enterramiento de la Cueva de los Lagos, que, según Hernández Vera, se sitúa cronológicamente en el Bronce Final, y culturalmente relacionado con la Meseta. Podría datarse sobre el año 1.000 a. de C.

En la cueva de los Lagos se encontraron restos humanos y fragmentos de cerámica

Serían los asentamientos entre los siglos IV y III a. de C. los que ampliaron la ciudad y propiciaron su desarrollo.

No existen aún contactos con la cultura centroeuropea, como lo demuestran la inhumación en lugar de la incineración de cadáveres, así como los estudios realizados en cerámica con decoración estilo "boquique", de procedencia meseteña.

La Cueva de los Lagos, con posible salida al río por la parte inferior, pudo ser utilizada como necrópolis del poblado de Peña Recuenco, de vivienda semiexcavada en la roca, para guarecerse de los fríos que se producen al pasar de una etapa de clima suboreal, a otra más fría subatlántica.

La entrada de pueblos indo-europeos en sucesivas oleadas, entre los años 900 y 400 a. de C., provoca un cambio radical en las formas de vida en los antiguos poblados.

Este es el caso del primer poblado de las ruinas, en pleno Hierro. Puede datarse entre el siglo VI y IV a. de C. El poblado Hallstattico se encuentra en el cerro oeste más próximo al río, en una pequeña meseta defendible, con sus lados cortados a pico sobre el río, el resto está amurallado. La muralla conservada en el lado oeste, tiene 200 m. de largo y un espesor de 2,20 m.

La casa hallstáttica es pequeña, rectangular, con hogar central de arcilla endurecida, y habitación trasera a modo de despensa. Aparecen algunas casas adosadas a la muralla.

En la cerámica aflorada en el yacimiento aparecen hasta diez formas diferentes: escudillas, cuencos, etc.

contre1.GIF (11537 bytes)

Poblados hallstátticos próximos: San Felices, Fitero y Arnedo.

El poblado celtibérico-romano se asienta sobre hallstáttico reutilizado y ampliado. Fue una ciudad en principio pelendona (pueblo celtibérico de economía pastoril) a la que llegaría hacia el 700-750 a. de C., recibiendo su configuración actual con la llegada de los Arévacos (pueblo celtibérico de economía agrícola e industrial el Hierro, con materiales procedentes de las minas del Moncayo) hacia el 300 a. de C., en la que se mantendrían hasta la llegada de los romanos con la consiguiente romanización de la zona, a comienzos del siglo II a. de C.

picador.gif (4146 bytes)

5.- RESTOS ARQUITECTÓNICOS

Hernández Vera ha estudiado las ruinas en dos apartados:

* Arquitectura civil

* Arquitectura militar.

Existen, sin embargo, otras obras como la salida al río, para aprovisionamiento de agua y el acceso a la Cueva de los Lagos, que pudieran considerarse como un tercer apartado.

El recinto urbano ocupa una extensión de 13,5 Ha. Sus límites están bien definidos por el escarpe junto al río, así como por la muralla y el foso.

 

6.- CONTREBIA: CIUDAD DEFENSIVA

De la ciudad llaman la atención, en primer lugar, las impresionantes construcciones defensivas que nos hablan de un pasado marcado por la lucha.

El sistema defensivo se compone de:

FOSO ( 672 m de largo, 8 m. de profundidad y 7,5 de anchura)

contre2.GIF (4700 bytes)

* MURALLA, su grosor oscila entre 2,5 y 4 m. Su estructura la constituyen dos muros paralelos de sillares, rellenos de tierra y piedras. El volumen de piedras desalojado y utilizado para la construcción de la muralla es de 40.000 m3.

A los restos celtibéricos se superponen restos romanos. En la zona norte se aprecian los restos de la Muralla romana, así como los restos de sus ocho torres y la puerta de acceso por un callejón de 15 m. de largo y 5 de anchura, protegido por dos torres, posiblemente del siglo I d. de C.

contre3.GIF (7532 bytes)

* TORRES, además de las ocho romanas se localizan otras tres en la zona sur, una de defensa y vigilancia, de forma rectangular con 15,5 x 11,5 m. y dos más pequeñas protegiendo la puerta sur junto al foso. Las primeras hiladas serían de piedras superponiendo varios pisos de madra, los restos de ceniza y carbón producidos por el fuego en su destrucción, así lo atestiguan. Taracena identifica estas torres como las destruidas en las Guerras Sertorianas, año 77 a. de C., en la ciudad de Contrebia Leukade, citada por el historiador Tito Livio.

picador.gif (4146 bytes)

7.- URBANISMO

En la urbanización encontramos las dos formas en las que se puede presentar:

* En llano. En el llano la casa se alarga y estrecha.

* En ladera. En la ladera se adapta aterrazando y escalonando el terreno.

 

Si quieres pasar un rato diferente entra en esta casa casa21.gif (2462 bytes)

Son habituales las viviendas excavadas en roca; unas subterráneas, otras combinando el sistema subterráneo con otro al aire libre, delante del subterráneo, y estructuras de muros en los que se encuentran mechinales, con arranques de pie derecho en roca que indican la existencia de casa con varios pisos.

La habitación exclusivamente subterránea es posible que se utilizara en el primer momento de la ocupación. Posteriormente no es probable.

Las casas, salvo excepciones, son pequeñas, de forma rectangular tipo indoeuropeo llegadas con la cultura hallstáttica, pasando del Valle del Ebro a la Meseta.

Por el Valle del Ebro encontramos casas semejantes en el Cerro de San Miguel (Arnedo) y en la Meseta en Termancia (provincia de Soria).

La casa se compone de:

contre4.GIF (38498 bytes)

Los materiales encontrados de la época han sido: estiletes, tapaderas, afiladores, bolas cerámicas decoradas (muy frecuentes en yacimientos celtibéricos).

Otras construcciones que encontramos son:

 

8.- CONTREBIA: CIUDAD ROMANIZADA

La romanización del Valle del Ebro, y concretamente de Contrebia Leukade, se inició a comienzos del siglo II a. de C. Esta se extiende por La Rioja a través de las fáciles comunicaciones que ofrecen los ríos que la cruzan. Aguas arriba del Ebro, desde Gracurris (actual Alfaro) por el Alhama, desde Calagurris (actual Calahorra) por el Cidacos, desde Varea a través del Iregua hasta Numancia.

Desde Contrebia partiría otro camino que enlazaría con el itinerario 27 de Antonio, dirección Clunia. Contrebia tomó parte activa en las Guerras Sertorianas, siendo tomada en el año 77 a. de C.

Su destrucción definitiva se produjo a mediados del siglo I a. de C. con la derrota de Pompeyo, quedando una población residual durante el Imperio, hasta el siglo III d. de C.

Tras la violenta invasión de francos y alamanes, se fortifica de nuevo -caso de la muralla norte- y se reutilizan las antiguas viviendas, como lo demuestran los muros de mampuesto de algunos edificios fechados en esta época.

voz.gif (798 bytes)EPÍLOGO

En el momento actual se proyecta la construcción de un parque arqueológico que con base en el yacimiento, elemento principal y generador del mismo, persigue un objetivo múltiple; pues aparte de facilitar su contemplación y más exacta valoración, permitirá una más efectiva protección de las ruinas y de su entorno inmediato.

Quienes conocen la Comarca de Cervera, que engloba el valle del Alhama y el de su afluente el Linares, hasta la confluencia de ambos en las proximidades de los Baños de Fitero, ya en Navarra, seguramente se mostrarán partidarios de una ampliación de las actuaciones de protección y difusión a la totalidad de la Comarca, ya que el interés paisajístico, geológico e histórico de todo este espacio está suficientemente acreditado.

Aunque no sea más que superficialmente, baste citar el habitat rupestre de Inestrillas, que debería englobarse dentro del Parque Arqueológico, los castillos y conjuntos urbanos de Cornago y Cervera, las piritas de Navajún, los yacimientos de huellas de dinosaurios de varios pueblos de la Comarca, lo que queda del árbol fosilizado de Igea, o la belleza agreste de la sierra de Alcarama, que en los últimos años se está degradando, amenazando con convertirse en un auténtico basurero.

Varios de estos lugares son capaces de generar por sí mismos parques culturales, de gran atractivo si se les promociona adecuadamente. Pero la inclusión de todos y cada uno de estos elementos en una misma unidad supondría la creación de un espacio mucho más amplio y ambicioso, no sólo en el sentido geográfico sino también a nivel conceptual, y la ponderación de otros valores que llevaría a la creación de un parque natural, objetivo que cabe esperar se plantee, al menos, a medio plazo.

clunia.JPG (54917 bytes)

flecha2.gif (4190 bytes)

 

casa.gif (1320 bytes) flecha1.gif (438 bytes) picador1.gif (4146 bytes)