Convivir.GIF (20486 bytes)
Aportaciones al Programa Convivir es Vivir
PresentaciónParticipantesObjetivosContenidos y FuncionesAportaciones












NORMAS

Trabajar por lograr un ambiente escolar soportable es trabajar juntos

El aula como punto de partida para el establecimiento de criterios

Como coordinador de la campaña holandesa "la escuela segura", actualmente me interesa más el establecimiento de criterios y la investigación. Esta tarde, sin embargo, me dirigiré a Vds. como profesor y como director. Soy plenamente consciente de que las cifras que presentan los investigadores han de tomarse muy en serio. Un informe sobre la violencia en las escuelas de enseñanza media fue en Holanda el punto de partida para dar comienzo a una campaña nacional. Sé que los investigadores se esfuerzan mucho por hallar las definiciones correctas de intimidación y violencia, pero yo me pregunto: ¿Qué importa para la víctima individual que sufre el daño?".

Incluso en el caso de que pudiéramos apreciar con mayor precisión la situación de intimidación y de que pudiéramos comparar los porcentajes de alumnos que sufren intimidación en toda Europa, toda persona individual que sufriera daños, sería una persona de más.

El establecimiento de criterios parece a veces una pesado carga. Por ejemplo: los 400.000 alumnos aproximadamente que sufren intimidaciones todos los años, parece una roca pesada imposible de mover. Pero si los observamos más de cerca, descubriremos que la roca está formada por miles de piedras pequeñas, que podemos mover con facilidad. En mi escuela, quizás sufran intimidaciones uno o dos alumnos por grupo. Todavía demasiados, pero les conozco bien, temo oportunidad de escuchar sus quejas, conozco a sus compañeros y a sus padres. Para nosotros, los porcentajes no cuentan porque tratamos con personas. Entrado en la escuela podremos encontrar soluciones que se adapten a la situación y que ayuden al niño individual. Por tanto, vamos a empezar por el aula.

Hechos delictivos y comportamiento subversivo

Soy consciente de que profesores y directores se ofenderían si describiera los criterios de seguridad como algo totalmente nuevo para ellos. Sé por experiencia que la buena enseñanza empieza por crear un ambiente abierto, seguro, estable y confortable, y no me atrevería a decirles a los profesores que descuidan la seguridad y estabilidad. Por eso sólo quisiera preguntarles: "¿Cuál es su papel para crear un ambiente escolar seguro y estable?", "¿está Vd. satisfecho de los resultados de sus esfuerzos?" Y en caso negativo, ¿por qué no intenta mejorar los resultados trabajando juntos como equipo e implicando a los alumnos?.

Burlas, chismes, insultos, intimidación, quitarles cosas a los demás, buscar discusiones, tocar ofensivamente, amenazar de palabra, incitar a pelear, vandalismo, discriminación y racismo, peleas, amenazar con violencia, chantajear, usar armas, acoso sexual.

Fuera de la escuela , la "violencia" significa: vandalismo, robo, uso de armas, racismo y acoso sexual, es decir, conducta delictiva. Si en las escuelas ocurren tales incidentes tienen que tomarse muy en serio. Pero en la vida cotidiana escolar, esos hechos delictivos se dan con mucha menos frecuencia que otros actos violentos y la conducta subversiva, como por ejemplo, burlas, insultos, reírse de otros, chismes, intimidación, amenazas de palabra, tocar ofensivamente a otros, dañar o quitar posesiones a los demás, discusiones y peleas. Y en el contacto con los profesores: conducta subversiva, desobediencia, lenguaje ofensivo y vulgar, hacer novillos, etc. Estas perturbaciones diarias son una preocupación importante para las escuelas, porque todo alumno y todo profesor debe sentirse bienvenido, respetado, estimulado y alentado. De lo contrario, aprender y trabajar en la escuela no tendrán éxito.

¿Afilar el filo o las normas?

Los incidentes violentos o el comportamiento subversivo suelen provocar en muchas escuelas revisiones de las normas, que generalmente terminan con un endurecimiento y ampliación de las mismas. Aunque este enfoque de la seguridad es comprensible, a mí me gustaría cuestionar su efectividad. Implantar más normas más severas, no significa automáticamente una conducta más responsable por parte de los alumnos. Combatir el comportamiento antisocial no estimula un comportamiento prosocial como tal. Ello nos lleva a la clara distinción de planteamiento que quiero examinar a continuación.

(En Internet encontraran muchos ejemplos de normas escolares. Por ejemplo, Lancaster High School de Estados Unidos dice:

"Las normas siguientes son una lista abreviada de las normas de la escuela. Los estudiante las cumplirán desde su primer día en el campus.

* No se comportarán de modo desafiante, subversivo ni cometerán actos de vandalismo.

* No se permitirá la posesión de armas. drogas o tabaco en el campus.

* No llevarán ropa que no cumpla la Política de Uniforme de Lancaster High School.

* No llevarán botas de combate, cadenas u otros atavíos de pandilla.

* No tendrán walkmans, reproductores de cintas, buscapersonas o teléfonos celulares.

* No llevarán joyas que supongan un riesgo para el bienestar del estudiante (p.ej. un aro en la nariz, en las cejas, etc.)

* No mascarán chicle".

http://www.inhs.avuhsd.k12.ca.us/scrules.htm

Mientras algunas escuelas acumulan normas y más normas, otras las reducen enormemente. En Holanda hay una escuela primaria que bate el récord, porque impone sólo la norma siguiente: "¡No molestar a los demás"! La violencia se reduce a traspasar el límite entre el sí y el no. Puedes hacer lo que quieras, siempre que no interrumpas, molestes, causes daño o pongas en peligro a los demás. Si traspasas ese límite, tus compañeros y profesores tendrán derecho a decirte, "deja de hacerlo". Tendrás que aceptar que critiquen tu comportamiento.

En vista de que a muchas escuelas la norma "OOPS" les parece demasiado tolerante, les ofrezco un ejemplo más amplio, que muestra a los participantes cómo actuar en los conflictos. Como todo el mundo puede convertirse en culpable o víctima y en la mayoría de las situaciones, todos somos espectadores, las normas tienen validez para todo el mundo.

He seleccionado y revisado ese conjunto de normas hablando con los alumnos de mi escuela. Para ello les pregunté lo siguiente: ¿En qué norma reconocéis más vuestro comportamiento?. En caso de que no pudieran encontrar una norma, les pedí que escribieran una norma más apropiada.

Discutiendo así durante años los riesgos de los culpables, víctimas y espectadores, pude hallar un conjunto de normas adecuado, pero sin que ello suponga que ese conjunto de normas sea aceptable para todos los profesores y todas las escuela.

Para evitar convertirse en culpable:

1. Aceptaré a mis compañeros y no discriminaré.

2. No utilizaré lenguaje abusivo y me abstendré de burlarme y de chismear.

3. No molestaré a los demás ni tocaré sus posesiones.

4. No amenazaré a nadie, ni llevaré armas ni drogas a la escuela.

5. En una disputa no actuaré como mi propio juez.

6. No utilizaré la violencia ni en la escuela ni fuera de ella.

 

Para evitar convertirse en víctima:

7. Si alguien me molesta, le pediré que deje de molestarme.

8. Si no deja de hacerlo, le pediré ayuda al profesor.

 

Para actuar como espectador responsable.

9. Ayudaré a los demás a mantener estas normas.

 

Cuatro actitudes diferentes para encontrar las normas adecuadas.

Grosso modo existen cuatro enfoques diferentes para establecer normas:

 

Responsabilidad unilateral

Responsabilidad bilateral o compartida

Implícita

Improvisada y no muy clara:

todo el mundo fija sus propias normas ad hoc.

Cooperativa y basada más en las relaciones que en los acuerdos escritos.

Explícita

Estricta prescripción de las reglas que se aplican rígidamente.

Cada grupo busca sus propias reglas en un marco general de normas escritas; aplicación flexible.

 En estas cuatro actitudes se reconocen dos opciones principales:

* ¿predominio de implícita o explícita?

* ¿predominio del control desde arriba (unilateral) o desde abajo (bilateral)?

¿Hacer frente al comportamiento antisocial o fomentar el comportamiento prosocial?

La primera opción es fácil, hay que dejar más claro cuáles son nuestros objetivos y consignar las normas por escrito. En la mayoría de las escuelas, el paso de la actitud implícita a la explícita supone un gran paso hacia adelante, pero implica también un riesgo. En muchas escuelas, la redacción adquiere poco a poco características de código penal, porque los alumnos con quejas siempre intentan encontrar un vacío, como por ejemplo: "en la norma dice "cuchillo", pero esto es sólo un "destornillador"."

 

Sin embargo, muchos profesores que detestan un código penal severo para las escuelas, no consideran aceptables ni las nueve normas que yo he expuesto anteriormente. No por su formulación o contenido, sino por la forma en que normalmente se pone en en práctica: desde arriba. Y prefieren un planteamiento de abajo hacia arriba, es decir, invitar a los alumnos a que busquen sus propias normas dentro del contexto de la conducta prosocial. Una buena piedra de toque para cada norma que sugieran los alumnos es hacer la pregunta: ¿Refleja la manera en que intentamos no molestar, fastidiar, dañar o poner en peligro a los demás o a nosotros mismos?" En caso afirmativo, es una buena norma. De no se así, ¿por qué la queremos?

 

La elección entre la regulación dese arriba y el enfoque desde abajo no es fácil. Mientras en la primera opción, unos pocos pueden formular y dictar las normas para muchos, en la segunda, todos los participantes tienen que tener un papel activo para compartir la responsabilidad y encontrar y mantener sus propias normas. Mientras la primera opción significa una mejora que puede tener éxito fácilmente en un breve período de tiempo, la segunda exige mucho más tiempo y esfuerzo. Pero mientras la intención de la primera opción se enfoca a tratar explosiones de conducta antisocial, la segunda se dirige a fomentar la conducta prosocial. No se puede pasar de la primera a la segunda opción de la noche a la mañana. Por tanto, la cuestión es si de momento podremos encontrar la forma de combinar las ventajas de ambas.

Comportamiento prosocial: el punto de partida para la buena enseñanza

Capacidades socioemocionales

Aprendizaje

1. Reconocer tus propios sentimientos y expresarlos.

2. Reconocer las emociones de los demás y respetarlas.

3. Fijarse límites para uno mismo y respetar los límites de los demás.

4. Reflexionar sobre las elecciones que haces, reflexionar sobre las consecuencias para ti, para los demás y para tu alrededor.

5. Saber dominar conflictos.

6. Hacer frente a la presión de los demás y a la influencia de la publicidad y los medios de comunicación.

 

Tradicionalmente la enseñanza se ha centrado siempre en el contenido. La noción de que la buena enseñanza empieza por comunicar y crear el ambiente adecuado apenas se trató en mi preparación como profesor, ni fue un tema importante al principio de mi formación en funcionamiento en la escuela. Para evitar la alteración del comportamiento antisocial, aplicábamos más normas más estrictas, y yo creo que con los años muchos profesores discutieron con sus alumnos la forma en que deberían comportarse. Pero se dedicaban muy pocas horas a formar a los alumnos en aptitudes sociales, y si lo hacían, la mayor parte de esas horas se impartía en sesiones especiales fuera del curriculum, generalmente como un intento final por cambiar la actitud de los alumnos violentos y subversivos.

Actualmente sabemos que la mayoría de las cosas que los niños deberían aprender no podemos inculcárselas predicando y enseñando, y que tienen que descubrirlo e intentarlo por sí mismos. No porque no sepamos lo que es bueno para ellos, sino porque tienen que adquirir esas capacidades de forma activa, asumiendo toda la responsabilidad posible en su proceso de aprendizaje. En la actualidad, la enseñanza debería concentrarse en crear el ambiente adecuado para adquirir esas capacidades y actitudes. Y una parte muy importante de ese ambiente es la forma de vivir y trabajar juntos.

Trabajar en la escuela es vivir y trabajar juntos

Para mí, el contenido de "vivir, es vivir juntos" significa: "aprender a actuar con responsabilidad para con uno mismo, para con los demás y para con su entorno".

Es decir:

* Conocerse y respetarse mutuamente.

* Decir lo que uno siente, lo que uno quiere o lo ha hecho, y escuchar a los demás cuando le cuentan su propia historia.

* Darse cumplidos a sí mismo y a los demás, y aceptar cumplidos.

* Reflexionar sobre lo que se ha experimentado y sobre lo que se ha hecho.

* Hacer preguntas con respuesta libre, mostrar interés y participar en los debates.

* Invitar a otros alumnos a unirse o preguntar a otros alumnos que te inviten a unirte a ellos.

* Decir que no y aceptar que otros alumnos te digan que no

* Criticar de manera no ofensiva y aceptar que otros alumnos critiquen también tu comportamiento.

* Decir que dejen de molestarte, fastidiarte, dañarte o ponerte en peligro, y aceptar que otros alumnos te pidan que dejes de hacerlo.

* Sentirte responsable y mostrar responsabilidad.

Etcétera.

Como profesor se debe crear el marco adecuado para que los alumnos exploren esas capacidades y las mejoren. No fuera del curriculum normal, sino como parte integrante del mismo, en cada clase.

Cuando en Holanda hablo con profesores y directores siempre les digo que no es una tarea nueva, ni algo que tengamos que hacer aparte de nuestra tareas como profesores, sino que es nuestra tarea principal. Debemos tomárnoslo en serio porque sin esas capacidades no podremos arreglárnosla. Para trabajar juntos en el aula, los alumnos necesitan tener esas capacidades desde el principio.

"Como profesor especializado en una materia, no tengo nada que ver con todo ese asunto socioemocional."

"De acuerdo, enseñe su materia, pero sin mi hijo."

Comportamiento prosocial en el contexto del desarrollo de la escuela

Los cambios que actualmente se están efectuando en todas las escuelas de Holanda, se concentran globalmente en tres puntos de atención:

 

Amplio

Activo

Diferencias

Un amplio desarrollo de todos los estudiantes de sus conocimiento y capacidades (inclusive el desarrollo de sus capacidades socio-emocionales)

Un papel activo todo lo independiente que sea posible para los estudiantes.

Hacer frente a las diferencias entre los estudiantes y utilizarlas.

 

La educación adaptable requiere un cambio radical de la forma de pensar y actuar de la mayoría de los profesores, directores de escuela, profesores en formación en funcionamiento y personal de apoyo. De ello forma parte una nueva manera de abordar las normas y de orientar el fomento del comportamiento prosocial. Empezando por la guardería y continuando hasta la universidad.

Pero lo que es aplicable para los alumnos, es aplicable para los profesores. Tienen que tener un desarrollo más extenso mediante la ampliación de sus capacidades de orientación. Tienen que tener un papel activo en la creación de las oportunidades necesarias. Pero, como director, reconozco las diferencias entre los profesores, y mi planteamiento de su desarrollo también tiene que ser adaptable.

Y -como establecedor de criterios- reconozco lo siguiente: lo que es aplicable para alumnos y profesores también es aplicable para las escuelas. Yo creo que tanto su programa de "vivir, es vivir juntos", como mi campaña sobre las capacidades prosociales, exigen mucho de nuestras escuelas. Tienen que autodesarrollarse más ampliamente, teniendo ventanas abiertas a la sociedad. Tienen que jugar un papel activo en la creación del ambiente adecuado y proporcionar a los niños una orientación apropiada. pero, como establecedor de criterios, tengo que reconocer las diferencias entre las escuelas. Esa es la razón por la que no ofrezco una dentadura postiza para mil bocas distintas. No puedo componer una partitura que deben tocar todas las escuelas juntas al mismo tiempo, porque una política adaptable debe seguir otro curso:

la dirección del desarrollo es clara, pero las escuelas son libre para encontrar su propio modo de realizar y desarrollar. La campaña holandesa "la escuela segura" da a las escuelas "ritmo y tono" como si actuaran todas juntas en una sesión de improvisación de jazz o rock. Pero ellas eligen sus propios instrumentos, tocan de acuerdo con sus propias capacidades y poco a poco intentan mejorar su actuación. Pero eso sí, esperamos que toquen armoniosamente con el tema, porque trabajar y vivir, es trabajar y vivir juntos.

¿Un concierto o

una sesión de improvisación de jazz o rock?

Frits Prior

"La escuela segura" ("De veilige school")

Procesmanagement Voortgezet Onderwijs

Postbus 855518

2508 CE THE HAGUE

tel +31 70 302 82 00

fax +31 70 346 24 09

e-mail prior @pmvo.sopo.nl