Ir página principalPortalucos

INFORMACIÓN SOBRE LA TUBERCULOSIS 


Por D. Alberto Gatón Rosón (no dispone de correo electrónico para contestar las dudas y el Colegio no puede responder a los interrogantes que se nos plantean)

Médico del Año en Cantabria (1997)

Especialista mundial en la enfermedad de la Tuberculosis.

Artículo de carácter divulgativo para el C.P. "Cisneros"


 

El médico nos acaba de decir:

"Está Vd. enfermo de tuberculosis"...

Es de comprender se sufra como una conmoción psicológica, ¿no?.

Nos asustamos, nos alarmamos, nos preguntamos:

"Pero, ¿qué me sucede...?

"Una «mancha en el pulmón»...

Serenidad...

¿Qué es la tuberculosis?

Es una enfermedad producida por un microbio muy "fuerte" y muy resistente. Este microbio es de distribución universal y puede afectar a muchos animales, y, por supuesto, al hombre. Penetra en el cuerpo humano generalmente a través del aire que respiramos, si alrededor de nosotros existe, naturalmente, un enfermo de Tuberculosis, llegando a través de las vías aéreas a los pulmones. Desde aquí:

  • - puede "viajar" a otros rincones del organismo: riñón, meninges, huesos, intestino,... y puede desarrollar en ellos la enfermedad
  • - puede quedarse quieto, dormido... y permanecer así durante muchos años, incluso toda la vida
  • - o bien, "despertar" al cabo de mucho tiempo -años- y producir la enfermedad tuberculosa
  • - en otras ocasiones, en fin, las propias defensas se encargan de destruir los bacilos y así se evita la enfermedad.
  • ¿Cuántas personas enferman tras el contagio?

    Se piensa que aproximadamente de cada 10 personas, una o dos desarrollan la enfermedad. Y en cualquier caso, una de ellas es contagiosa, es decir, propaga la enfermedad y la perpetúa...

    Ello quiere decir:

  • Estamos sanos y nos contagian las personas enfermas; enfermamos nosotros y podemos contagiar a los que se encuentran a nuestro alrededor...
  • Los más sensibles o susceptibles y que enferman con más facilidad son los NIÑOS, sobre todo de dos a cuatro años de edad.

    Como dije antes, aunque estos niños (o personas mayores) se infecten, no todos enfermarán; pero deberán ser examinados y controlados durante cierto tiempo por su Especialista Médico.

    La peligrosidad del contagio es mayor, evidentemente, cuando desconocemos estar enfermos y hacemos una vida de relación social normal...

    Y también a través de aquellas personas mayores, básicamente viejos, que no saben que han estado enfermos (o han sido tratados insuficientemente o incorrectamente) y portan por ello lesiones crónicas...

    Igualmente el grupo de personas indigentes, marginadas o drogadictas. Ello quiere significar que el contagio de esta enfermedad está influido por tres características:

  • - Fuente, foco, manantial de contagio (enfermo contagioso).
  • - Contacto con el enfermo (intimidad y tiempo de convivencia).
  • - Factores ambientales (higiene, habitaciones pequeñas, vivienda insana y mal ventilada, núcleos de gente -escuelas, "mili", etc-, ¿aire acondicionado?).
  • Contando, naturalmente, con otra condición: que el huésped sea susceptible, como dije líneas arriba, a la Tuberculosis (niños, bajas defensas, alcohólicos, drogadictos, "stress", etc).

    ¿Cómo sabemos que se puede estar enfermo?

    En muchos casos se notan pocas molestias, por lo que el diagnóstico es un tanto difícil por ejemplo: cansancio, falta de apetito, tristeza, sudores, algo de tos y expectoración, "décimas",...

    Síntomas, por otro lado, que pueden ofrecer otras enfermedades, como una bronquitis, anginas, etc. Incluso el "tabaquismo". Lo más llamativo es si se expulsa algo de sangre con la tos; aunque ello no significa que la enfermedad sea más grave o este más avanzada. Hasta cierto punto, esto supone una ventaja, pues es de suponer se acude antes al Médico...

    ¿Qué hacer una vez diagnosticada la enfermedad?

  • - Acudir al Especialista para que instaure el tratamiento adecuado: hoy día la Tuberculosis se cura bien y normalmente con facilidad.
  • - Vigilar (y tratar si es conveniente) a los convivientes.
  • - No es necesario ingresar en el Hospital, salvo casos muy especiales.
  • - Seguir disciplinadamente los consejos médicos, tomando la medicación regularmente: es de regla dejar el tabaco y el alcohol, ya que son perjudiciales a la salud, disminuyen defensas y, además, el alcohol es tóxico para el hígado (que también se ve influido por la medicación) y para los nervios.
  • - Se puede seguir trabajando y haciendo vida normal si se siguen fielmente estas instrucciones y vigilancia médica.
  • Hoy día, la Tuberculosis no es problema afortunadamente. Sin embargo, siguen existiendo algunos casos aún...

    ¡¡Pongamos nuestras esperanzas para su desaparición en el comienzo del nuevo siglo!!