Anterior
Comparar objetos: pinzas

Siguiente


¿En qué consiste la actividad?

    La comparación de objetos consiste en poner sobre la mesa una colección de objetos, sencillos y de uso cotidiano, para analizar cómo han sido diseñados. Los productos que utilizamos son el resultado de una suma de decisiones, de carácter técnico, estético y económico, que se manifiestan en su forma, los materiales empleados, el modo en que han sido fabricados y, al final, en la eficacia con la que desempeñan su función.

    El objetivo de esta actividad es enseñar cómo se toman las decisiones de diseño de un producto. Pretendo enseñarles a leer en los objetos para comprender cómo han sido pensados, cómo han sido fabricados y ayudarles a elaborar una opinión, propia y fundamentada, sobre la idoneidad de un producto.

    Para cumplir con el objetivo de la actividad, todos los objetos analizados deben ser homogéneos, es decir, deben tener la misma función. En el ejemplo que presento, los objetos analizados son pinzas para tender la ropa, pero la actividad puede llevarse a cabo, del mismo modo que en este ejemplo, con envases, sacacorchos, coladores, cepillos de dientes, etc.

    Para llevarla a cabo presento la siguiente colección de pinzas:

Conjunto de pinzas para el análisis


Un vistazo general

Una gran variedad de pinzas    La pinza es un objeto sencillo y transparente, es decir, tiene pocas piezas y su funcionamiento es evidente, lo que las convierte en un objeto ideal para la actividad de análisis en esta etapa.

    Hay una gran variedad de pinzas en el mercado, que se ajustan básicamente al mismo principio de funcionamiento: dos piezas articuladas, que sujetan la ropa a la cuerda gracias a un resorte elástico.

    Los materiales utilizados presentan poca variedad: madera de haya, polietileno y polipropileno. No he encontrado pinzas metálicas (aunque el aluminio podría ser una buena elección), ni de plásticos "nobles" como el ABS, ni de composites. La causa de tan poca variedad puede residir en las limitaciones económicas que se imponen al diseño de este producto: dos docenas de pinzas de ropa, hechas en madera, cuestan un euro.

    Las pinzas para la ropa no soportan demasiada presión estética. Son objetos utilitarios a los que, a pesar de ser muy necesarios, no se da demasiado valor. No hay pinzas decoradas. No presentan florituras decorativas.

La forma

  1. La forma de un objeto debe ajustarse a su función.

Articulación y apertura en una pinza   La pinza se coge con una mano y se aprieta en un extremo para abrirla. Ello obliga a darle una forma que le permita girar en torno al centro de la articulación para proporcionar un ángulo de apertura suficiente.

    Hay diferencias notables en el ángulo de apertura de las pinzas mostradas, desde unos escasos 15 grados de algunas pinzas de madera (la número 14), hasta los 50 grados que permite alguna de las pinzas de plástico (la número 7).

    El ángulo de apertura afectará a la facilidad de uso de la pinza: cuanto más grueso sea el tejido, mayor debe ser el  ángulo de apertura.


Huecos para la cuerda    La mayoría de las pinzas incluyen unos huecos para abrazar la cuerda de tender y el tejido que la rodea. Estos huecos sirven también para que las pinzas se mantengas en una posición fija, sin salirse de la cuerda.

    La pinza número 16 es una excepción: no tiene huecos para alojar la cuerda. Es el rozamiento del material contra la tela lo que evita que la pinza se salga. Ese rozamiento puede ser muy dañino para la conservación de tejidos delicados.

    El número de huecos varía: algunas poseen un único hueco (como la número 10), otras tienen tres, como las de la imagen de la izquierda.

Palancas de varios generos    El número y el tamaño de los huecos permite sujetar las prendas aplicando una fuerza mayor o menor. Cuanto más cercano está el hueco a la articulación, más fuerza de sujección se aplica sobre la ropa. Esto es una consecuencia directa de la ley de la palanca.

    De hecho, la inmensa mayoría de las pinzas de la muestra son palancas, pero son de distinto género al abrirlas con la mano y cuando se cierran por la acción de su resorte elástico.

    La posición de los huecos determina si la pinza se ajusta a una palanca de primer, segundo o tercer género. ¿Puedes decir a qué genero pertenece cada una de las pinzas de la izquierda?

    Algunas pinzas tienen los huecos para la cuerda estriados, pero la mayoría los tienen lisos. Las estrías en los huecos aumentan la presión sobre la cuerda en determinados puntos. También sirven para evitar que giren sobre si mismas.

Estrias en los extremos    Muchas pinzas presentan estrías en las extremidades por las que se cogen. Esas estrías evitan que la pinza resbale entre los dedos al tender la ropa, un detalle importante si se tiene en cuenta que, al tender la ropa, las manos suelen estar mojadas.

    Estas estrías son comunes a la mayoría de las pinzas fabricadas en plástico, porque este material permite mucha mayor flexibilidad en la forma al diseñador, sin aumentar el coste de la producción.

    Las pinzas de madera (número 14), en cambio, no tienen estrías porque su coste sería prohibitivo.


  1. La forma es el resultado del proceso de fabricación elegido.

De una sola pieza  El número de piezas que componen una pinza afecta de manera notable a su coste: cuantas menos piezas, más barato.

    Un ejemplo curioso es la pinza de la izquierda, de una sola pieza de madera y sin resorte. Es una heredera directa de las agujas u horquillas para el pelo que usaban las mujeres para tender (de hecho, en Cataluña se sigue llamando agujas a las pinzas para la ropa). ¿Sería interesante escribir su historia?

    Pero en este caso, el proceso de fabricación elegido incluye el aserrado incompleto y el torneado de un cilindro de madera, lo que obliga a fabricarlas una a una, aumentando su coste escandalosamente. ¿Es realmente necesario el remate esférico del extremo de la pinza? ¿Por qué está ahi?

Articulacion de polipropileno    Pero, si la pinza está compuesta por dos piezas, deben ser idénticas: sería inviable vender pinzas en las que la pieza izquierda fuese distinta de la pieza derecha. Véanse por ejemplo las pinzas números 1, 3, 5, 10, 12 y 14.

    Algunas pinzas están resueltas con una única pieza y un resorte. De este modo, el montaje se simplifica y el producto se abarata. Véanse los casos 2, 4, 6, 9 y 15, por ejemplo.

    Hay muy pocos materiales aptos para fabricar un objeto articulado con una única pieza: tan sólo el polipropileno, un plástico que puede deformarse muchas veces sin presentar fatiga. ¿Has visto tapones y cierres, hechos de plástico, en los que el tapón y su bisagra son de una sola pieza?

Los materiales

Resorte de caucho    El material elegido condiciona las formas posibles. Y abre posibilidades nuevas al diseño. El caso del polipropileno es paradigmático: si ese plástico no estuviese disponible, no se hubieran podido hacer pinzas de una sola pieza.

    Otro caso curioso es la pinza número 12, en la imagen izquierda. Casi todas las pinzas utilizan resortes metálicos, ya sea en forma de muelle de torsión, de clip o de pletina. Pero en esta pinza, el diseñador ha utilizado como resorte un anillo de caucho.

    El caucho le ha permitido dar a la pinza una forma simétrica: se puede coger y utilizar por ambos extremos. ¡¡ Es genial !!

Tabiques estructurales    Si el material es caro, el diseñador elabora la forma para ahorrar material pero sin perder rigidez.

    Las pinzas de madera son macizas: cada una de sus piezas es de madera compacta. La única forma de ahorrar material consiste en hacer pinzas más pequeñas.

    Pero en las pinzas de plástico, el diseñador intentará reducir todo lo posible el espesor del material, porque el moldeo de termoplásticos inyectados (polietileno de alta densidad a la izquierda) se lo permite.

    Al utilizar plásticos, los problemas del diseñador son de tipo estructural: una lámina de termoplástico flexa con facilidad.

    Para hacer más rígidos los brazos de la palanca y evitar que flexen, el diseñador colocará tabiques resistentes, perpendiculares al plano de trabajo. En algunos casos, un único tabique central, situado en el eje longitudinal de la pinza, servirá para evitar la flexión (véanse los ejemplos 2, 4, 6, 9, 13 y 15). En otros casos en cambio, como en las pinzas 1,3, 5, 7, 11, el diseñador ha elegido situar los tabiques resistentes en los laterales.

La estética

pinzas multicolores    Algunos objetos cotidianos no están sobrecargados de requisitos estéticos. Su belleza deriva de su utilidad y de su ergonomía. ¿Se elige una escoba, un cubo o una podadora utilizando criterios estéticos en primer lugar?

    En el caso de las pinzas para la ropa, su valor estético reside en la perfecta adaptación a la función.

    Tan sólo el color, en las pinzas que utilizan materiales plásticos, es un factor estético relevante. Son colores uniformes y chillones, que ayudan a localizar visualmente las pinzas en el tendedero, en el que pueden perderse en la confusión multicolor de los tejidos tendidos.

    El color, también en este caso, está al servicio de la función.

La fabricación

Pinzas de madera     El material elegido impone los métodos de fabricación posibles. Los materiales van unidos a sus técnicas y herramientas específicas: las herramientas para dar forma a la madera son distintas a las herramientas para metal.

    Asi, por ejemplo, en la fabricación de las pinzas de madera se han utilizado técnicas de arranque de viruta: el corte con sierra, el fresado, etc.

    Las mejoras en el procedimiento de fabricación irán orientadas a reducir el coste, procurando dar la forma a las piezas con el menor número posible de operaciones. ¿Sería posible hacer pinzas de madera con una única operación?

Pinzas elaboradas en PVC    Las pinzas de plástico, en cambio, se han fabricado mediante moldeo por inyección. Este método es el mejor porque no hay pérdida de material, como sucede en las técnicas de arranque de viruta.

     Ello es posible porque los termoplásticos utilizados se convierten en una pasta fluida a una temperatura que no debe ser demasiado elevada.

    El proceso de fabricación por moldeo deja sus huellas, del canal de inyección y de las comisuras del molde, tal y como pueden observarse en la muestra número 1.


El mecanismo de resorte

Pinzas elásticas de haya    Casi todas las pinzas utilizan un resorte elástico para mantener las pinzas en posición de trabajo y cerrar las mordazas apretando la ropa. La única excepción, en la colección de pinzas presentada, es la pinza número 16.

    En esta pinza, la elasticidad necesaria para sujetar con fuerza la ropa sobre la cuerda, procede del propio material: el haya es una madera bastante elástica. La forma de la pinza, compuesta por dos largas láminas de madera, le confiere un comportamiento adecuado, parecido a un diapasón.

     La fuerza con que la pinza sujeta la ropa es proporcional a la distancia: cuanto más cerca esté la cuerda del final del corte, con más fuerza apretará la ropa.

Muelles de torsión    Muchas de las pinzas analizadas utilizan un muelle cilíndrico de torsión. Las pinzas números 3, 5, 9, 10, 13 y 14 se ajustan a esta descripción.

    Cuando abrimos la pinza, aplicamos un momento de giro que obliga a las espiras del muelle a cerrarse, girando sobre su propio eje y reduciendo su diámetro.

    La elasticidad del material obligará a recuperar la forma inicial al cesar el momento causante de la deformación. Un alambre de acero suave bastará para darle a este resorte la elasticidad necesaria. Naturalmente, un alambre de acero para muelles, con alto contenido en silicio, sería mucho más elástico pero también mucho más caro.

Una unica espira    La pinza número 7 utiliza también un muelle cilíndrico pero, en este caso, con una única espira.

     En este modelo, el resorte trabaja abriéndose. Al abrir la pinza, el diámetro de la espira se hace mayor.

    El material elegido para el resorte debe tener un comportamiento elástico lo bastante enérgico para que, con una única espira, el muelle se cierre con la fuerza suficiente para sujetar la ropa.

    No basta por tanto un acero común, sino que debe emplearse un acero elástico de buena calidad. La decisión de utilizar este tipo de resorte encarece la pinza.

Clip de alambre    Lo mismo le sucede a la pinza número 8, que utiliza un clip de alambre para la función de resorte.

    En este caso, al igual que en caso anterior, debe utilizarse un alambre de acero para muelles de alta calidad, lo que encarece el producto.

    También encarece el producto la necesidad de dar al alambre del resorte una forma complicada, con múltiples curvaturas en los lados, para que el muelle se apoye en dos puntos en cada brazo de la pinza, y con la terminación de los extremos, que deben alojarse en una ranura dispuesta al efecto.


Resorte de fleje    En otros casos, el resorte se construye con chapa o fleje elástico. Fíjate, por ejemplo, en las pinzas números 1 y 4. Hay, sin embargo interesantes diferencias entre ellas.

    El resorte de la pinza número 1 debe ser montado desde atrás, cuando los dos brazos de la pinza están en su posición de descanso. En cambio, en la pinza número 4, que se muestra en la figura de la izquierda, el resorte de fleje debe insertarse lateralmente en la ranura existente al efecto.

    Esta última pinza está construida en una única pieza de polipropileno. Esa decisión armoniza perfectamente con el tipo y la forma del resorte elegido. Con ambas decisiones, han conseguido reducir mucho los costes de producción.

Resortes de compresión    Otros diseñadores han preferido utilizar muelles de compresión. Fíjate, por ejemplo, en las pinzas números 2, 6, 11 y 15. En este caso, el muelle cilíndrico trabaja contra una fuerza de compresión, que se ejerce a lo largo de su eje y reduce su longitud.

    Al usar muelles de compresión es necesario que en la forma de los brazos de la pinza existan unas protuberancias salientes, que se introducirán en el interior del muelle, para mantenerlo en posición y evitar que se salga.

    Para trabajar a compresión, el material que debe utilizarse es acero de muelles de calidad razonable. No es aconsejable el uso de acero suave, que podría deformarse plásticamente.

Resorte de goma    Y, para terminar, el caso curioso de la pinza número 12, en la que el resorte elástico está hecho con una funda de caucho.

    Se trata de una solución realmente original y distinta de las demás, lo que denota un excelente trabajo de diseño. El material utilizado es barato y sumamente elástico.

    La forma del resorte es extremadamente simple: una simple banda de goma, que puede obtenerse cortándola de un tubo o manguera continua.

    El montaje del resorte es también muy sencillo y su posición, en el centro de la pinza, permite utilizarla por cualquiera de sus dos extremos. ¡Genial!



Arriba


Anterior Inicio
Métodos de trabajo
Análisis de objetos

Siguiente