Arquitectura Neandertal

Cuando los neandertales emigraron a lugares abiertos, construyeron estructuras de madera, hueso de mamut y pieles de animales. Existen algunas evidencias en Ucrania, en donde diez yacimientos contenían restos de estructuras de mamut. Estaban hechas de armazones de ramas de treinta pies de largo, veintitrés pies de ancho y diez pies de alto, cubiertas de pieles que soportaban huesos de mamut recolectados (Lambert and the Diagram Group 1987). Uno de estos yacimientos, Molodova, en el río Diester, contenía muchos niveles de ocupación con numerosos fogones y una barrera contra el viento hecha con huesos de mamut. En Modolova 1, una configuración de huesos de mamut que alguna vez estuvo en pie como refugio, circundaba un área con muchos restos de ocupación, entre ellos sílex, fauna, fogones y ocre rojo. Además, en yacimiento de Modolova V una configuración de huesos de mamut ligeramente pequeños y de forma poco definida que resguardaba un aposento techado con cuernos de reno, que presumiblemente estarían cubiertos con pieles de animales (Johanson and Edgar 1996).

Dejando aparte las estructuras fabicadas con huesos de mamut, los neandertales también fabricaron cabañas con madera y pieles de animales. Encontramos un ejemplo en el yacimiento francés de Terre Amata, de una antigüedad de 400.000 años. Esta cabaña era muy grande, midiendo hasta veinticinco pies de largo y más de doce pies de ancho (Tattersall 1995). En el interior de la cabaña, los arqueólogos encontraron un fogón, una chimenea, numerosas herramientas de piedra y huesos rotos de animal. La escasa fauna encontrada sugiere que tal vez habría sido un matadero.

 
Así apareció la cabaña de Terre Amata cuando fue excavada.
Se discute todavía si las pieles eran usadas o no para impermeabilizarla.

Los neandertales también realizaron construcciones en el interior de sus cuevas. En Bruniquel, en el sur de Francia, "varios cientos de metros desde la entrada de la cueva son una compleja estructura construida con estalactitas y estalagmitas", datadas hace 47.600 años. Fueron recientemente descubiertas junto con huesos de oso quemados (Balter 1996:449). No se conoce mucho de este hallazgo todavía, pero se espera que arroje nueva luz sobre la comunicación y el uso del fuego en los neandertales.

Regreso a la página principal