Restos Feldhofer
de la cueva Feldhofer en el Valle de Neander (Neander Tal),
Dusseldorf, Germany
 
 
 
  El inicuo solideo Neandertal descubierto en una cantera en 1856 planteó un enigma que  permanece todavía hoy. Aunque no fue el primer neandertal encontrado, fue el más popular de todos. Debido a su popularidad, atrajo la atención hacia otros restos neandertales que habían sido encontrados antes. Al principio se dudaba que fuera un antepasado del hombre moderno. Un investigador creyó que era un cosaco mongol que, padeciendo de raquitismo, había cruzado el campo y se había arrastrado al interior de la cueva para morir.  El constante roce de sus cejas explicaría sus crestas supraorbitales. Sin embargo, con el paso del tiempo, los científicos aceptaron al Hombre de Neandertal como un posible antepasado del hombre moderno.
   Hay varias características interesantes del neandertal de Feldhofer. Una de ellas era que en una detallada inspección del solideo eran visibles marcas de cortes. Los paleoantropólogos han sugerido que tal vez la piel había sido arrancada después de la muerte en una ceremonia, o que había sido objeto de canibalismo en una fiesta ritual.
  Además de las marcas de cortes, un detallado análisis revelaba que el neandertal de Feldhofer había sufrido también una artritis severa en sus brazos y piernas, así como otras enfermedades producidas por una gran fatiga y presión sobre el cuerpo.