Neandertales: 
una Ciberperspectiva
por Kharlena María
Ramanan
 
                                                     Traducción al castellano: Miguel Angel de la Cruz Vives
English version                                                                                                           Catedrático de Filosofía
I.E.S. Arquitecto Peridis de Leganés (Madrid)
macruz@platea.pntic.mec.es
 



En 1856 en la cueva Feldhofer, cerca de Dusseldorf, Alemania, el Hombre de Neandertal se introdujo informalmente en el mundo. Tomando el nombre del valle en el que había sido descubierto (Neander Tal), este homínido tuvo desquiciados a los antropólogos durante más de cien años. Los neandertales eran los antepasados que nadie esperaba encontrar. Fueron vistos inicialmente como brutos poco inteligentes con agrupaciones y rasgos semejantes a las bestias. Este concepto equivocado fue debido al paleontólogo francés, Marcellin Boule. Después de examinar los restos de La Chapelle-aux-Saints en Francia, también conocido como el 'anciano' de La Chapelle-aux-Saints, Boule declaró que estos homínidos no podían haber sido inteligentes debido a sus cerebros poco frontales y que lo único que habrían sido capaces de producir eran toscas herramientas y poco más. Boule también creía que "la bestia había caminado con las rodillas flexionadas y arrastrando los pies, con la cabeza inclinada hacia delante sostenida por un cuello rechoncho y con su dedo pulgar extendido a un lado como los chimpancés" (Shreeve 1994:18). Por supuesto, más tarde hemos aprendido que esto no era correcto y que los prejuicios de Boule influyeron en el examen que hizo del homínido. En realidad, el espécimen que él examinó estaba lisiado y extremadamente artrítico, lo que Boule pasó por alto. Algunos antropólogos creen que era totalmente imposible no darse cuenta de la artritis en los huesos del 'abuelo' porque era algo que saltaba a la vista. En cualquier caso, su análisis dejó una cicatriz permanente sobre la imagen de los neandertales que no empezaría a curar hasta muchos años después.

Retrato realizado por Boule del 
Hombre de Neandertal. 
Esta imagen permaneció en la mente de muchos escolares en los años siguientes. Y aún permaneció durante mucho tiempo.
La cueva neandertal de Feldhofer, encontrada en 1856. 
Después de su descubrimiento, muchos otros restos de neandertal fueron encontrados.

 
El 'abuelo' de La Chapelle-aux-Saints
Estos son los restos originales que estudió Marcellin Boule, declarando que el Hombre de Neandertal era un homínido bestial que no podía caminar erguido.

Hoy sabemos que las predicciones de Boule sobre los neandertales no son ciertas, gracias a los avances científicos del siglo XX y las modernas interpretaciones que han proporcionado una nueva perspectiva sobre los neandertales y su cultura. Este es el mundo de los neandertales, esta es su vida y su historia, pero para poder comprenderla adecuadamente, debemos primero comprenderlos a ellos. Viaje conmigo a su mundo en busca de la verdad sobre estos homínidos.

Regreso a la página principal