El "Anciano"
La Chapelle-aux-Saints, France
 
 
 
El "Anciano" de La Chapelle-aux-Saints, fueron los restos que produjeron un estereotipo que tardaría años en desaparecer. Debido a la interpretación equivocada de este fosil por Boule, como se ha mencionado anteriormente, el Hombre de Neandertal sería considerado un hombre de las cavernas salvaje y brutal que andaba arrastrando los pies y ni siquiera caminaba erguido. Sin embargo, a su debido tiempo, los antropólogos llegaron a comprender que lo que causaba realmente este impedimento al "anciano" era una severa artritis y otras deformidades. Entre las dolencias del "anciano" había "una cadera izquierda deformada, un dedo del pie aplastado, una severa artritis en las vértebras cervicales, una costilla rota y una rodilla lesionada"  (Johanson and Edgar 1996:224). Había perdido todos sus dientes después de la muerte, lo que había causado la reabsorción de sus soportes dentales.
  El Neandertal de La Chapelle-aux-Saints era un Neandertal 'clásico'. Esto es evidente a partir de la fuerte cresta frontal, la caja craneal baja y huidiza, la ausencia de barbilla y la gran cavidad nasal. Sus huesos eran también muy robustos y anchos, lo que indica una adaptación especializada para el frío. 
   El "Anciano"muy parecido al neandertal de Shaindar I, probó que los neandertales cuidaban a sus ancianos, enfermos y heridos. Es evidente que el especimen de La Chapelle-aux-Saints no podía cazar ni masticar bien, ni siquiera caminar adecuadamente. Tuvo que tener algún tipo de ayuda de su grupo de parentesco, para poder sobrevivir durante tanto tiempo como lo hizo.